Olite.com.es
Olite
OLITE EN YOUTUBE OLITE EN TWITER
Fotos: Olite.com.es; Texto:Diario de Navarra
2022-05-13: PALACIO DE OLITE
La justicia confirma que Magmacultura gestionará el Palacio de Olite
El Tribunal Administrativo desestima las alegaciones de Guiarte, la firma navarra encargada hasta ahora del castillo, Andelos, Arellano y el recinto de Rada
TEXTO: DIARIO DE NAVARRA

La explotación turística del Palacio de Olite, la villa romana de Arellano, la ciudad romana de Andelos y el recinto amurallado de Rada cambiarán de manos. El Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Navarra ha desestimado las alegaciones que había interpuesto Guiarte, la empresa navarra encargada hasta ahora de las visitas guiadas y otras actividades turísticas en estos lugares, da por bueno el concurso que resolvió el Gobierno de Navarra para adjudicar estos trabajos y, por tanto, será la firma que lo ganó, la catalana Magmacultura, quien se haga cargo de ellos. Contra la resolución cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El concurso para la gestión de estos atractivos turísticos, entre los que destaca por su gran afluencia de visitantes el Palacio de Olite, generó polémica por el desequilibrio que se produjo entre las valoraciones técnicas y las económicas durante el proceso.

Guiarte, la firma que ha gestionado estos lugares durante los últimos años, obtuvo casi todos los puntos (48 de 50) de la valoración técnica, en la que se tienen en cuenta los horarios de aperturas, el plan de visitas guiadas o el equipo de trabajo, entre otros factores. En cambio, Magmacultura logró 29,65 puntos mientras que el tercer competidor, la unión temporal de empresas Dinaplay,31,34. Era imprescindible obtener un mínimo de 25 para no ser eliminados del concurso. En la valoración económica, sin embargo, ocurrió lo contrario. El concurso establecía que la empresa que ganara el concurso debería pagar un canon anual mínimo de 43.000 euros al Gobierno de Navarra. Guiarte lo elevó hasta 51.600 euros, lo que elevó su nota en 10,03 puntos y Dinaplay lo cifró en 100.000, por lo que obtuvo 19,44 puntos.

Sin embargo, Magmacultura, una gran empresa de servicios turísticos y culturales, multiplicó esa oferta hasta 180.000 euros, que le garantizaron todos los puntos que se concedían en ese apartado, 35, y le hicieron a la postre ganar el concurso de adjudicación.
Guiarte, que en estas semanas ha recibido el apoyo de vecinos y entidades sociales de las zonas donde trabaja e incluso del Ayuntamiento de Olite, interpuso varias reclamaciones contra la resolución de la Dirección General de Turismo del Gobierno de Navarra. La de más enjundia pedía la nulidad de la adjudicación porque la oferta monetaria de Magmacultura era -anormalmente desproporcionada e inviable económicamente-.

El Tribunal, en un fallo de 70 páginas, señala sin embargo que el pliego de condiciones no marca “parámetro alguno para considerar la anormalidad de las ofertas, limitándose a establecer como causa de exclusión de la oferta la proposición de un canon inferior a 43.000 euros y no alcanzar los 25 puntos en la valoración de los criterios de adjudicación cualitativos”. Al no hacer explícitos esos criterios sobre lo que sería una oferta temeraria, no puede excluirse a la empresa ganadora por ese motivo.
El fallo señala que -la adjudicataria asume el riesgo operacional derivado de la concesión- y admite que podría -incurrir incluso en pérdidas durante la misma, de tal forma que los ingresos que obtenga podrían, incluso, resultar insuficientes para hacer frente al pago del canon que ha ofertado-, pero aclara que este riesgo es -inherente- a los contratos de concesión como éste y por tanto no es razón para echarlos atrás.

SUBROGACIÓN DEL PERSONAL
Por otra parte, Guiarte pedía también anular el contrato porque en los pliegos del concurso no se hacía mención a la obligación sobre la subrogación del personal en sus condiciones actuales, una ausencia que, aduce la empresa navarra, propició que Magmacultura pudiera plantear un canon tan elevado.
El Tribunal, sin embargo, reprocha a Guiarte que, conociendo esa obligación y sus costes, no informó ni presentó reclamación -en el momento procedimental oportuno-, cuando el pliego del concurso se hizo público. De hecho, dice el fallo, si alguien podría quejarse por esa falta de información es la empresa adjudicataria. La subrogación de los 26 trabajadores empleados por Guiarte fue un motivo de preocupación manifestado públicamente por la empresa navarra, aunque Magmacultura declaró en un comunicado que mantendrá esos empleos en sus condiciones actuales.
Guiarte también planteó ante el Tribunal problemas más formales respecto a la adjudicación. Así, reclamaba su anulación por falta de transparencia e integridad en el acceso al expediente de contratación, dado que, según denunciaban, no se les facilitó esa documentación en muchas de las ocasiones que lo pidieron y cuando por fin recibieron, estaba incompleto. Esto, dice el tribunal, se explica porque que la empresa declaró confidencial una parte de su oferta técnica, algo -ajustado a derecho-.
También alegaba Guiarte que la adjudicación estaba viciada por la -falta de motivación- por la Mesa de Contratación amplió el plazo a Magmacultura para presentar documentación. Sin embargo, el Tribunal aduce que esa ampliación es una -facultad discrecional de la Administración- y asegura además que la motivación, aunque -concisa-, existe.
La nueva gestora del Palacio de Olite reitera que subrogará al equipo de trabajo
La empresa catalana MagmaCultura ha informado en una nota de prensa que comenzará un ciclo de reuniones -con la Dirección General de Turismo, Comercio y Consumo de la Comunidad foral de Navarra, con el Ayuntamiento de Olite y, de manera preferente, con el equipo de trabajo adscrito al proyecto que MagmaCultura subrogará. Todo ello con el objetivo de informar y escuchar todas aquellas propuestas que puedan enriquecer el proyecto-.

MagmaCultura se encargará de la gestión de estos recursos turísticos después de que el Tribunal Administrativo desestimara las alegaciones de la firma Guiarte, que se encargaba hasta ahora de estos proyectos. La empresa navarra argumentaba entre otras razones que la firma catalana podría haber incurrido en un alza temeraria de la oferta económica (el pago al Gobierno de Navarra de un canon de 180.000 euros al año), muy superior a la de sus competidoras y con la que consiguió compensar la puntuación técnica, en la que obtuvo la valoración más baja. El Tribunal, en una sentencia contra la que cabe recurso, señaló sin embargo, que es un riesgo que asume la empresa catalana y no cabe anular el concurso por ello. En su comunicado, MagmaCultura destaca que esta argumentación estaba basada en los análisis de -la propia gestión- de Guiarte, -que incluyen unos gastos de gerencia de 92.250 euros-.
En su escrito, la empresa catalana recuerda que ha reiterado que todos los trabajadores “serán subrogados y mantendrán sus puestos de trabajo-. El director de Relaciones Institucionales de la empresa, Miguel Álvarez, aseguró que están -muy ilusionados con el inicio de este nuevo proyecto. Tenemos el convencimiento de que comienza un proceso de transición normal y esperamos contar con la plena colaboración de Guiarte, a quien hemos solicitado de nuevo la información necesaria para proceder a la subrogación del equipo de trabajo- -Somos conscientes del especial significado que tienen estos espacios para la historia y la gestión turística de Navarra y estamos deseando comenzar el relanzamiento del proyecto. Nuestro modelo de gestión está basado en la implicación y el compromiso con el territorio y con sus habitantes, y así será en Olite y en la Comunidad Foral de Navarra-, indica Álvarez.

CONCURSOS Y CONDICIONES

El fallo del Tribunal Administrativo sobre el Palacio de Olite y su gestión turística confirma que la adjudicación a una gran empresa catalana, Magmacultura, en detrimento de una pequeña firma navarra, Guiarte, responde a la ley. En cierta manera, es lo que se esperaba. La sentencia resuelve, a falta de posibles recursos, el entuerto legal, pero no la paradoja que este caso presenta: pierde la empresa local con el proyecto de mayor calidad técnica; gana el gigante con capacidad de apostar más dinero. ¿Podrían los concursos de adjudicación premiar de algún modo los años de buen trabajo reconocido? ¿Deberían favorecer a las empresas locales? Son preguntas que, al menos, merece la pena plantearse.
Opina sobre este tema.

Escribe la clave 135421 para que tu
mensaje llegue a los servidores:

NICK*:....
E-MAIL*:.
(*) Campos obligatorios.

TU MENSAJE



COMENTARIOS: