TEXTO: Juan Carlos Ochoa

OLITE EN YOUTUBE OLITE EN TWITER
FESTIVAL TEATRO

Sobre el Festival de Teatro de Olite a Cielo abierto

Hay que agradecer ... que los Festivales de Teatro se sigan celebrando en Olite;



2018-07-19
Sobre el Festival de Teatro de Olite a Cielo abierto
Hay que agradecer ─y vaya esta afirmacin por delante de lo que voy a decir─ que los Festivales de Teatro se sigan celebrando en Olite; y es preciso valorar tambin su Programacin y la excelente labor de su nuevo Director. De ello no hay ninguna duda. Pero hay algo que me gustara comentar, sobre todo despus de asistir a un Curso sobre la Tragedia Griega y ser espectador de sus obras en la Ciudad de Mrida: no se puede perder el Espritu originario que defini al Teatro como contemplacin participativa y placer esttico que se da en un escenario a Cielo abierto.
El Teatro ─Θἐατρον-Τhatron, mirar y comprender─, que hemos heredado en la Cultura Occidental y Europea, naci en la Grecia Antigua en el Siglo VI a. C. Al principio estuvo vinculado con los Mitos Arcaicos y los Rituales Religiosos, siendo el ms destacado el que se celebraba en honor del dios Dioniso y resultando uno de los primeros y ms conocidos el Teatro de Epidauro en el Peloponeso. Y despus, ya en Siglo V a. C. y con el apoyo y el impulso de los gobernantes Clstenes y Pericles, el Teatro Arcaico evolucion hacia las representaciones de la Tragedia Clsica. Pero en una y otra poca ─y esto es algo que quera destacar aqu de forma especial─ todos los Recintos Teatrales se construyeron a Cielo abierto. Y ahora veamos por qu y qu importancia tena y tiene todava el hecho de que las obras se representen al aire libre, como sucede en el Espacio Teatral de Olite.
Destaca Aristteles ─quien en su obra la Potica se ha ocupado de analizar el sentido y la finalidad de la Tragedia Griega─ que lo ms importante del Teatro Trgico reside en su carcter mimtico y catrtico: dice el Filsofo que la tragedia es, como seductora del alma, imitacin de una accin, la cual por medio de la compasin y el terror logra la purificacin de las pasiones. La Mmesis─Μίμησις y la Catarsis─Κάθαρσις son efectos que la escena representada en la Tragedia produce en el espectador: el despertar de las emociones y los sentimientos de miedo y piedad por identificacin con los protagonistas; personajes que dan al pblico la posibilidad de limpiarse de sus propias pasiones negativas y de purificar el lado oscuro de su ego.
Dicho de otra manera. El Teatro a Cielo abierto con su Arquitectura propia y un Marco esttico bello, como es el de Olite ─Recinto el de Olite que tal vez habra que pensar en mejorar en las partes que lo componen (el Koilon, la Orchestra, el Proscenio y el Escenario) y consolidar como fijo y permanente como ocurre con los grandes teatros, y complementarlo a su vez con una escuela de Teatro ubicada en el mismo Olite─, propicia que la gente se envuelva en la obra; algo que, desde luego, no ocurre ni puede darse en un lugar cerrado. Esta particularidad hace que los asistentes contemplen activamente y participen de forma emotiva de la Funcin Pedaggica Social y Esttica, que en toda poca incluida la nuestra y en cualquier de sus modalidades ─Tragedia, Drama, Comedia, Stira─ acompaa al Teatro. Porque el Teatro juega un papel esencial en la Educacin de la Ciudadana ─Παιδεία, Paideia─, como se ha ilustrado desde su origen en la poca de Esquilo, Sfocles y Eurpides y pasando por la Edad de Oro hasta Shakespeare y el Teatro Contemporneo y de Vanguardia.
En los espectculos teatrales al aire libre el Ciudadano se adentra, como si estuviera ante un espejo en el que se refleja la imagen de la vida misma, en la aventura de reconocer los dilemas existenciales, reflexionar sobre los valores morales, construir su crtica personal. En este episodio puede, como Antgona, expresar sus emociones y sentimientos, desenmascarar las contrariedades sociales y las contradicciones polticas, reivindicar su naturaleza femenina; o como Edipo sentir nostalgia de lo perdido, lamentarse del presente, reconocerse o morir; incluso arrojarse a la bsqueda de la identidad de ser como Hamlet. Y, por qu no, llorar y rer, amar y odiar, recordar y olvidar, callar y gritar, chillar y aplaudir. O simplemente observar para ser ms consciente de la realidad dual de la vida y de la ambigedad humana. O sin ms, cultivar el Espritu originario del Teatro y contemplar la belleza y conquistar la libertad.
Y ahora que estamos aqu en este Marco nico casi por destino sintiendo la fuerza de la Naturaleza sobre la piel, avistando el Firmamento estrellado y conectando con la energa de la Tierra, guardemos silencio tras la Mscara: el Espectculo va a comenzar en el Teatro a Cielo abierto de Olite.

Juan Carlos Ochoa Abaurre es Profesor-Tutor de Pensamiento Clsico, UNED-Pamplona; y es autor del libro Maestros del Saber aprendices del Vivir, Ediciones Eunate, 2016.
EL TIEMPO


EXPOSICIONES
Palacio Real
EXPOSICIN PERMANENTE:
Maquetas y grabados de la restauracin del Palacio
Galerias Medievales
Exposicin permanente
Medievo, el brillo de una poca.
Precio: 1.50