ANIVERSARIO DEL PARADOR
Día de Fiesta para celebrar el 50 Aniversario del Parador.

Texto: Parador, Imágenes: olite.com.es


EL PARADOR PRINCIPE DE VIANA EN OLITE CELEBRA EL 50 ANIVERSARIO DE SU APERTURA
• La labor principal del Parador es la dinamización del Turismo.
• Alarcó agradeció a los trabajadores poner a la compañía en beneficios desde el 2015, tras seis años consecutivos de pérdidas y ajustes.
• El 40% de los huéspedes del Parador de Olite son extranjeros, en su mayoría franceses.
En sus palabras de bienvenida la Presidenta y Consejera Delegada de Paradores, Ángeles Alarcó, ha hecho un breve resumen de la actividad y evolución de la cuenta de resultados de la compañía. Tras unos años difíciles de pérdidas y ajustes, en 2015 la compañía presenta resultados positivos, y para 2016 la previsión es muy favorable, ya que en agosto la compañía cerró con un beneficio operativo acumulado de 31 millones de euros, que es el más elevado de los últimos 9 años.
Alarcó, recordó a los asistentes la importante labor de la misión de Paradores como dinamizador turístico, impulsando la conservación y el cuidado de nuestro patrimonio histórico-artístico y natural: “Todos somos responsables de dejar nuestro patrimonio y nuestra cultura como herencia a las próximas generaciones, por eso una de nuestras misiones más importantes es conservarlo y cuidarlo”.
En sus palabras, Alarcó agradeció especialmente a todo el personal del Parador de Olite, una plantilla compuesta por 45 trabajadores, en su mayoría foráneos, el esfuerzo realizado durante todos estos años, que ha llevado a que este Parador sea un referente en la zona, como lo demuestra el incremento de su actividad que ha pasado de una ocupación del 61% en 2014 a una previsión de ocupación del 69% para este ejercicio, sin olvidar el aumento del número de cubiertos servidos.
El acto contó con la presencia de las autoridades, como la Delegada del Gobierno de Navarra, Carmen Alba Orduna, el Alcalde de Olite, Antoni Lacarra, y la Directora General de Turismo, Maitena Ezcurri Arieda.
La celebración, ha tenido lugar en las instalaciones del Parador de Turismo de Olite, situado junto al palacio Real monumento más visitado de Navarra y residencia predilecta de Carlos III el Noble.

Un poco de historia
Olite es de esas localidades que no pasan desapercibidas cuando el visitante circula por la carretera nacional porque alberga uno de los conjuntos gótico-civiles más bellos de Europa. Sus calles (ruas) susurran la historia del Reino de Navarra y su castillo es la prueba del esplendor cortesano que durante la Edad Media vivió esta ciudad, siendo declarado Monumento Nacional en 1925.
El palacio real de Olite fue adquirido por la Diputación Foral de Navarra en 1914 y tras la restauración del denominado “Palacio Nuevo” quedó por intervenir el “Palacio Viejo”, que se encontraba en completo estado de ruina. La visita en 1963 del Director General de Promoción del Turismo a esta ciudad cambió el destino de este palacio porque se decidió convertirlo en Parador de Turismo.
El Ministerio envío a tres expertos para comenzar su rehabilitación: J. Luis Picardo, que redactó un informe de necesidades; Manuel Sainz de Vicuña, que se encargó de las cuestiones administrativas, e Ignacio Gárate de Rojas, que redactó y dirigió el proyecto. Para ello se documentó en el proyecto de los años 20 de los hermanos Yárnoz Larrosa. La adaptación del palacio, para darle un uso hotelero, fue una tarea complicada y el resultado fue un parador pequeño –14 habitaciones-con altos costes de reconstrucción. El 17 de octubre de 1966 el entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, inauguraba con todos los honores el Parador Príncipe de Viana, aunque no estaba totalmente acabado. Los ventanales góticos de la fachada se reconstruyeron con posterioridad, tal y como datan las fotografías de la época.
A principios de la década de los 70 se amplió su capacidad, para lo que se adquirió una parcela colindante destinada a almacenar aperos de labranza. Gárate de Rojas proyectó un nuevo edificio unido con una logia al principal, pero que se diferenciaran y que entonara con las casas colindantes de la plaza. El resultado fue el aumento considerable de habitaciones y la capacidad de los salones y en los años 80 sufrió otra reforma dirigida por el arquitecto Mariano Martitegui, cuyo fin fue sacar el máximo número de habitaciones en la parte antigua del palacio. La decoración, busca otorgarle un aire medieval que facilite al cliente trasladarse a otro tiempo. Lo mismo ocurrió con la reconstrucción del Parador de Alarcón o del Castillo de Santa Catalina en Jaén, con elementos muy similares en los tres.
Un total de 14 Paradores celebran este año el 50 aniversario de su fecha de apertura: Aiguablava (Girona), Alarcón (Cuenca), Arcos de la Frontera (Cádiz), Ávila, Ayamonte (Huelva), Baiona (Pontevedra), Cambados (Pontevedra), El Saler (Valencia), Fuente Dé (Cantabria), Jarandilla de la Vera (Cáceres), Mojácar (Almería), Olite (Navarra), Soria, Vielha (Lleida).

OTRAS NOTICIAS