OLITE EN YOUTUBE OLITE EN TWITER



Olite

Hoy se ha entregado el Premio “Príncipe de Viana” de la Cultura 2016 a este catedrático de instituto y director teatral, en un acto que, por primera vez, se celebra en el Palacio Real de Olite


La Presidenta de Navarra, Uxue Barkos, ha destacado que Ignacio Aranguren ha contribuido “a formar un público crítico y ha sembrado la afición por el arte dramático. Así se ha expresado en el acto de entrega del Premio “Príncipe de Viana” de la Cultura 2016 concedido por el Gobierno de Navarra a este catedrático de instituto, creador y director del Taller de teatro del Instituto Navarro Villoslada.

Este acto se ha celebrado por primera vez en el Palacio Real de Olite, espacio que remite al primer Príncipe de Viana, Carlos de Trastámara y Evreux, en cuyas dependencias vivió durante buena parte de su vida. En su época, era considerado uno de los castillos medievales más lujosos de Europa.

En su intervención, Barkos ha resaltado también la dedicación durante 35 años a su labor docente que ha llegado a más de 1.000 alumnas y alumnos, y “tarea a la que sigue entregándose con el mismo entusiasmo y tensón”.

La Presidenta ha incidido también en que Aranguren es un “innovador de la enseñanza” que ha aplicado a las artes “las técnicas y métodos didácticos, con el fin de formar personas, de forjar inquietudes humanas e intelectuales y despertar vocaciones culturales y artísticas”.


Por otro lado, Barkos se ha referido al marco elegido en esta ocasión para entregar el premio, el Palacio Real de Olite como “elemento evocador de nuestra historia, con capacidad para poner el acento en nuestra propia personalidad”, reconociendo a los personajes que lo habitaron: el rey Carlos III el Noble, “que dio el impulso fundamental a este Palacio, como expresión de una corte avanzada en la época, y que instituyó el título de Príncipe de Viana para el heredero del Reyno de Navarra”.

Este espacio, ha continuado la Presidenta, “es un símbolo de la sensibilidad de la ciudadanía navarra hacia el patrimonio monumental, que ha propiciado la recuperación de monumentos valiosímos como éste, rescatándolos de la ruina, una labor que hoy sigue llevando a cabo la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana.

Palabras del premiado

Ignacio Aranguren ha comenzado su intervención agradeciendo al Gobierno de Navarra y al Consejero Navarro de Cultura la concesión de este premio.

“La cultura y la educación comparten un mismo territorio –ha continuado Aranguren- porque ambos solo buscan que seamos capaces de entendernos mejor, primero a nosotros mismos como personas y como sociedad, para después entender mejor el vertiginoso mundo que nos rodea. Y la educación y la cultura necesitan encontrarse sobre un escenario”.

Aranguren ha querido hacer extensivo el premio a todo el teatro navarro, tanto profesional como no profesional, “hecho en demasiadas ocasiones en circunstancias de travesía peligrosa, pero siempre por placer y en libertad. Y también es un premio que dedico de corazón con todos mis compañeros, los docentes a los que, cada vez que acaban una clase, no les suenan los aplausos: solo les suena un timbre”

Además, Aranguren ha compartido de forma simbólica el premio con “cuantas personas han colaborado a lo largo de mis 35 años como creador y director del taller de teatro para hacerlo crecer”.

Previamente, el dramaturgo, actor y director teatral, y discípulo del galardonado, Alfredo Sanzol, ha realizado una laudatio del premiado, trayendo a la memoria los años en los que Aranguren era su maestro: “El teatro es un juego muy serio, un lugar de diversión que necesita técnica y reglas. Un lugar de libertad y un lugar de compromiso. Ignacio nos descubría que nuestro papel dentro del espectáculo era esencial. Que sin nuestro compromiso al cien por cien todo el conjunto se dañaba. No puedo decir, ni transmitir la sensación que se produjo en mí al descubrir que no daba igual que yo estuviese o no encima del escenario. Que no daba igual que yo estuviese distraído o no. Por primera vez en mi vida me sentí digno. Sentí que jugaba un papel, que tenía una responsabilidad que nadie podía asumir por mí, y que lo que yo hiciese influiría de una manera determinante en el resultado final.”

Sanzol ha recordado la esencial contribución que Aranguren ha hecho a centenares de adolescentes: “Ignacio nos enseñaba a gestionar las emociones. Eso era algo que nunca habíamos visto. Al actuar tienes que dejarte habitar por emociones para que el público pueda entender de qué manera le afectan los hechos al personaje. Al provocar las emociones el adolescente descubre que se pueden controlar. No somos socialmente conscientes de la herramienta tan poderosa que es el teatro para lograr una atmósfera social más armónica y equilibrada.”

Y ha homenajeado, de forma especial, su gran generosidad: “Ignacio Aranguren fue con nosotros, por encima de todo generoso. Y su generosidad me ha acompañado a lo largo de los años y me ha dado fuerzas y energía en los peores momentos. Mi maestro Ignacio Aranguren me dio la herramienta más importante: la confianza en la generosidad. Y con la misma generosidad me gustaría darle otra vez y siempre en nombre de todos las gracias”.

Desarrollo del acto

El acto se ha desarrollado en el patio del Palacio, adornado con un pendón y dos reposteros, y ha contado con la presencia de consejeros y consejeras del Gobierno, las principales autoridades políticas e institucionales de la Comunidad Foral, los y las integrantes del Consejo Navarro de Cultura, y la familia y amistades del premiado.

El estrado presidencial se sitúa bajo la torre de la iglesia de Santa María, coronado por el pendón del Principado de Viana, donde ha tenido lugar la entrega del premio –un diploma con grabados al agua del Príncipe Carlos y de Olite– y donde se han realizado las distintas alocuciones. Este estrado está ocupado a la izquierda por la Presidenta Barkos, la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y el alcalde de Olite, Andoni Lacarra; y a la derecha, por Ignacio Aranguren; la consejera de Cultura y presidenta del Consejo Navarro de Cultura, Deporte y Juventud, Ana Herrera; y Alfredo Sanzol.

El acto ha comenzado a las 12 horas con el himno de Navarra, Marcha para la entrada del Reyno , interpretado por el conjunto de trompetas y timbales de la Banda de Música de Olite. A continuación ha intervenido Alfredo Sanzol, dramaturgo, actor y director teatral, y discípulo del galardonado, quien ha realizado una laudatio de Aranguren.

Ha intervenido posteriormente el grupo de música antigua Secretum, dirigido por Sergio Barcellona y compuesto por Íñigo Casalí (flautas de pico renacentistas), Sergio Barcellona, (viola de gamba), Charo Indart (clave) y Peio Otano (percusiones), que interpretará Celeste Giglio , de Fabritio Caroso (1526-1600).

Tras la entrega del premio a Aranguren por parte de la Presidenta Barkos, Miguel Ángel García, del IES Plaza de la Cruz, entidad promotora de la candidatura del premiado, ha pronunciado unas palabras en euskera, que el premiado ha parafraseado en castellano: “El teatro es una escuela de llanto y risa, y una tribuna libre donde los seres humanos pueden poner en evidencia morales viejas o equívocas y explicar con ejemplos vivos normas eternas de nuestro corazón y de nuestro sentimiento. Un pueblo que no ayuda o fomenta su teatro, sino está muerto, está moribundo. Como el teatro que no recoja el latido social, el latido histórico, el drama de sus gentes y el color genuino de su paisaje y de su espíritu, con risa o con lágrimas, no tiene derecho a llamarse, sino para hacer esa cosa terrible que se llama matar el tiempo”. A continuación, el grupo Secretum ofrecerá una interpretación musical de La Canarie , de M. Praetorius (1571-1621).

Ha cerrado el acto la intervención de la Presidenta Barkos, y la actuación musical de Secretum, que ha interpretado la Suite de bransles , de M. Praetorius.

A las 14 horas, las autoridades han visitado las obras de restauración de la portada de Santa María, previamente al almuerzo celebrado en el Parador de Olite (salón Doña Blanca), ofrecido por el Consejo Navarro de Cultura al galardonado, y al que ha asistido también la Presidenta de Navarra y el alcalde de Olite.

Con motivo de este acto, el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Olite han organizado una jornada popular y festiva con varias ofertas culturales, todas gratuitas, que se celebrarán a lo largo del sábado.